Guadalupe

Bordando historias
ver video

Creadora Artesana del bordado Tenango

En la Sierra de Hidalgo encontramos a las creadoras artesanas que, puntada a puntada, realizan los bordados de Tenango. Una tradición de la cultura Otomí que se inspiró en sus inicios en pinturas rupestres existentes en la zona y que reflejan motivos de flora y fauna.

Guadalupe es una joven mujer apasionada por la tradición del bordado Tenango. Ha liderado la creación de una cooperativa de mujeres bordadoras de la sierra.

Le gustaría que su nombre fuese siempre recordado por dejar un legado por haber ayudado a las mujeres a sacar todo su potencial y a salir adelante. Representa una historia de superación y de trabajo en equipo que está ayudando a muchas familias a conseguir una mejor calidad de vida.

Dejar una historia, la historia de todos los que trabajamos aquí, como una historia de superación Guadalupe

Así elabora las piezas

Puntadas de superación.

Conocido como bordado de Tenango o bordado Otomí. Tradicionalmente este bordado se realiza sobre un tejido llamado manta, que no es mas que un tejido de hilo de algodón parecido a nuestro popelín.

Los dibujos los aprenden desde la infancia, y de manera casi automatizada los plasman a mano con lapicero en la tela. Se trata de unos dibujo rupestres que se encuentran en la zona de San Nicolás, Hidalgo.

Hay antiguos bordados Tenangos, muy difíciles de conseguir, que muestran en sus bordados no solo imágenes de fauna y flora, si no personas en una escena cotidiana. Pues solo los dibujos que aprenden en la infancia son los que saben dibujar y bordar.

La puntada Tenango es una puntada limpia en el revés y totalmente rellena en el derecho. Una sola artesana tarda 1 semana en bordar un solo cojín.

Las piezas elaboradas por Guadalupe

Tradición y superación en comunidad.

Accessibility
Adjust text colors
Checked mark
Adjust heading colors
Checked mark
Adjust background colors
Checked mark